La neuralgia del pudendo es una causa cada vez más frecuente de consulta por dolor perineal (vulvovaginal, perianal, escrotal…). En esta patología aparece dolor de características neuropaticas, en forma de quemazón, ardor, hormigueo… en el área del periné, ano y/o geneitales. Puede asociarse a disfunción del suelo pelvico, con alteraciones y/o dolor en las relacionares sexuales, la micción o la defecación. El dolor suele ser unilateral, se agrava sentado y  mejora de pie, empeorando a lo largo del día.

 

El nervio pudendo se forma a partir de las últimas vertebras sacras e inerva a los genitales, el recto, la vejiga urinaria y el esfínter del ano.

La causa mas frecuente de este síndrome es el atrapamiento o la lesión del nervio por traumatismos como caídas, cirugías previas en la zona, parto instrumentado… También es típico de ciclistas, fisioculturistas y personal de la construcción por la presion constante en la zona perineal.
En esta patología aparece dolor de características neuropaticas, en forma de quemazón, ardor, hormigueo… en el área del periné, ano y/o geneitales. El dolor suele ser unilateral, se agrava al estar sentado y  mejora de pie, empeorando a lo largo del día. Puede aparecer asociado a disfunción del suelo pelvico, con alteraciones en las relacionares sexuales, la micción o la defecación.
En el diagnostico hay varias pruebas como la RMN selectiva del suelo pélvico o la EMG del N. Pudendo que pueden ayudar pero su accesibilidad y validez es bastante limitada. Por tanto el diagnostico de ésta neuralgia suele ser fundamentalmente clínico apoyado por el test diagnostico de la infiltración de anestésico local.

El bloqueo selectivo del nervio pudendo es por tanto la primera prueba a considerar en la mayoría de los casos una vez descartada patología digestiva/genecológica/urológica. Esta técnica se suele realizar por médicos anestesistas de la unidad del dolor y consiste en infundir medicación a la zona adyacente al nervio bajo visión directa en tiempo real. Suele hacerse con ecografía pero en determinados casos como si existe obesidad importante se prefiere usar escopia (rayos X en tiempo real). Se puede consultar información específica de ésta intervención el consentimiento de la Sociedad Española de Dolor. Además de ayudar en el diagnostico, ésta técnica es una de las opciones de tratamiento. En casos en los que la duración del bloqueo sea escaso se puede optar por hacer una radiofrecuencia pulsada del nervio pudendo por este abordaje.
Si existe un síndrome miofascial acompañante se pueden realizar bloqueos selectivos de los músculos del periné con toxina botulínica. Es muy importante completar el tratamiento con rehabilitación y fisioterapia del suelo pélvico.
Hay otras opciones de tratamiento que se realizan en la unidad del dolor para casos severos, como pueden ser la radiofrecuencia de la tercera raíz sacra, el bloqueo del ganglio impar o la implantación de neuroestimulador sacro.
0 Comentarios

avatar
3000
  Subscribirse  
Notificar de