Qué es la anestesia y cómo funciona

La anestesia es un estado de la conciencia o sedación que se logra utilizando medicamentos y/o adjuntos no farmacológicos (terapia que no involucra el uso de drogas) que disminuyen o bloquean la sensación de dolor de una parte o todo el cuerpo. La anestesia también puede causar amnesia parcial o total, de manera que el paciente podría no recordar qué es lo que sucedió con ellos y en sus alrededores. La anestesia se utiliza para aumentar la seguridad y comodidad del paciente durante los procedimientos médicos o quirúrgicos.

Existen cuatro categorías generales de anestesia comúnmente utilizadas para los procedimientos con imágenes, que incluyen: la anestesia local, la anestesia regional, la anestesia general, la anestesia bajo cuidados monitoreados, y los adjuntos que no son drogas.

• Anestesia local

Un anestésico local es un medicamento que adormece el área bajo tratamiento. El adormecimiento previene o reduce el dolor y la sensación.

La anestesia bloquea las señales eléctricas (llamadas impulsos) que transfieren la sensación de dolor a través de los nervios sensoriales desde el área blanco del cuerpo. La anestesia local solamente afecta la sensación en y alrededor del área tratada. No afecta la memoria, el recuerdo de eventos, o la capacidad de un paciente para respirar por sí mismo.

Para los procedimientos cortos, cuando el paciente se encuentra relativamente calmado y puede tolerar molestias, la anestesia local se puede utilizar sola y sin medicamentos adicionales. La anestesia local se puede utilizar con otros medicamentos que pueden afectar la memoria, la ansiedad, y la capacidad para sentir dolor en áreas que están separadas de aquellas que reciben el anestésico local.

Los anestésicos locales se pueden administrar de diferentes formas, incluyendo anestesia tópica, y anestesia subcutánea y regional.

  • La anestesia tópica se aplica en la superficie de la piel. La piel absorbe el medicamento y adormece el área en donde se aplica. La anestesia tópica generalmente se aplica en la superficie de la piel y en forma de crema o de parche adhesivo que contiene la anestesia tópica. Se puede utilizar un anestésico en rociador para adormecer el recubrimiento interno de la nariz, la boca o la garganta cuando es necesario.
  • La anestesia subcutánea se inyecta debajo de la superficie de la piel para adormecer las fibras nerviosas que de otra manera podrían crear una sensación de dolor a nivel de la piel e inmediatamente por debajo de la misma.
  • La anestesia regional proporciona un área de adormecimiento más generalizada. Los tipos de anestesia regional incluyen:
    • La anestesia epidural (extradural) involucra la inyección de anestésicos locales dentro del espacio epidural, un área vacía que contiene la bolsa llena de líquido que protege la médula espinal. La inyección de anestésicos locales dentro del espacio epidural disminuye la sensación de dolor y el tacto mediante el adormecimiento de las fibras nerviosas en el área de la médula espinal que se encuentra cerca del sitio de inyección. La epidural generalmente se aplica para bloquear la sensación durante procedimientos que se realizan en áreas desde la cintura hasta los dedos de los pies.
    • La anestesia espinal (bloqueo subaracnoideo) involucra la inserción del anestésico local adentro de la bolsa llena de líquido que protege y rodea la médula espinal.
    • El bloqueo de los nervios periféricos involucra la inyección de un anestésico local en áreas específicas del cuerpo para brindar alivio temporario de la sensación en esa zona.

• Anestesia general

Bajo anestesia general, el paciente está inconsciente y no siente dolor. La anestesia general reduce la capacidad del paciente para respirar sin la ayuda de un anestesiólogo, y muchas veces requiere del uso de una máquina para respirar (ventilador para anestesia).

Para administrar anestesia general y maximizar la seguridad del paciente, se podría necesitar un tubo de respiración (tubo endotraqueal) u otro aparato de ventilación (máscara laríngea de ventilación). La anestesia general se puede lograr con una variedad de diferentes medicamentos administrados por varios métodos.

El método más común para administrar anestesia general es mediante la inhalación luego de una inyección intravenosa(IV) inicial. El paciente respira los gases de la anestesia que son

Un paciente que recibe anestesia general usualmente se encuentra bajo los cuidados de un anestesiólogo, un médico que ha completado tres años de entrenamiento especializado en anestesia luego de haber terminado la escuela de medicina. Un enfermero anestesista es un enfermero especialmente entrenado que también puede administrar anestesia general, usualmente bajo la supervisión directa del anestesiólogo. Bajo la anestesia general, el anestesiólogo o el enfermero anestesista permanecen con el paciente durante todo el procedimiento y monitorean cuidadosamente el ritmo cardíaco, el electrocardiograma, la presión sanguínea y la saturación de oxígeno (pulsioximetría), como mínimo cada cinco minutos.

Los pacientes generalmente tienen amnesia con respecto a lo que sucedió durante la anestesia general; raramente algunos pacientes recuerdan algunos eventos.

• Sedación profunda / anestesia bajo cuidados monitoreados

Los sedantes son medicamentos que se dan para reducir la capacidad de un paciente de sentir y/o recordar conscientemente el dolor. Los sedantes se dan generalmente en forma intravenosa a través de un catéter intravenoso (IV). La sedación profunda puede ser administrada por un anestesiólogo o por un enfermero anestesista, y en algunos casos, por un profesional calificado que no es un anestesiólogo.

Cuando la sedación profunda es administrada por un anestesiólogo o por un enfermero anestesista, generalmente se denomina anestesia bajo cuidados monitoreados. Bajo sedación profunda, el paciente normalmente puede respirar por sí mismo, sin la ayuda de una máquina para respirar. La intención de la sedación profunda es aliviar el dolor, reducir las molestias y/o la posibilidad de recordar un procedimiento doloroso.

Existen niveles de sedación. Antes de lograr o entrar en una sedación profunda, un paciente pasa a través de niveles mínimos y moderados de sedación. Estos niveles de sedación no siempre son administrados por un anestesiólogo. El nivel de sedación se ve reflejado en la capacidad del paciente para sentir y responder al dolor y a los comandos verbales.

Sedación mínima/moderada

Los sedantes son medicamentos que se dan para reducir la ansiedad y la capacidad de sentir y/o recordar el dolor. Los sedantes se dan generalmente en forma intravenosa a través de un catéter intravenoso (IV).

El paciente debe responder a comandos verbales o preguntas, y deberá poder responder adecuadamente cuando se lo toca. Él o ella también es capaz de seguir las instrucciones del médico. En este nivel de sedación, los pacientes pueden respirar sin ayuda. Este nivel de sedación puede ser administrado por anestesiólogos y por profesionales de la salud calificados que no son anestesiólogos.